¿Cómo pueden ayudar los padres?

Ustedes saben que su hijo no debe esperar hasta el último minuto para empezar su ensayo? Usted tiene conocimiento que su hija debe estudiar más de lo usual para los exámenes que debe presentar? Su deber como padre es recordarles todos los días la importancia de prepararse para entrar a la universidad.

¿Es ese realmente su deber?

Los padres siempre tratan de evitar que sus hijos cometan errores. Como adultos sabemos la importancia del trabajo duro, pensar por adelantado y planear para el éxito. Los adolescentes están sólo empezando a entender estos valores, y se resisten a los padres quienes les dan consejos constantemente. Es frustrante para todas las personas involucradas.

¿Cómo pueden ayudar los padres a sus hijos sin alejarlos? ¿Cómo ser un padre responsable sin hacer el proceso de aplicación más estresante de lo que ya es? No hay respuestas fáciles ni fórmulas mágicas que logren cambiar el comportamiento de un adolescente. Se requiere de paciencia y apoyo con cariño para lograr que los estudiantes piensen como adultos.

Es de mucha ayuda empezar el proceso de búsqueda con anticipación, antes del último año escolar, y hacer un cronograma de lo que se debe hacer y cuándo debe hacerse. Deje que su hijo aprenda a hacerse cargo de este cronograma. Usted puede ofrecerle recordatorios en vez de presionarlos. Usted puede ofrecerse a ayudarlos al hablar de ideas para su ensayo o ayudando a su hijo a construir un resumen anticipado a las fechas de entrega límites. Pero recuerde que la mayoría de los estudiantes esperan hasta un poco antes de la fecha límite para escribir el ensayo o terminar la aplicación. Puede no ser lo ideal, pero es usualmente lo que sucede.

Estudiar para los exámenes de admisión es muy estresante para los adolescentes. Sí, ellos pueden mejorar sus resultados usando exámenes de práctica, pero usted puede asegurarles que los exámenes no son la parte más importante en la decisión de admisión. Es mucho más valioso para los padres apoyar a sus hijos para que les vaya bien en clase a lo largo del año escolar. Cuando llegue el día del examen, sugiérales que duerman bien la noche anterior en vez de desvelarse estudiando. Asegúrese de que desayunen bien y dígales cuan seguros están de que darán su mejor esfuerzo. La confianza en sí mismos es el mejor regalo que se les pueden dar.

Resista el impulso de hacerse cargo de todo el proceso. ¡No llene la solicitud de aplicación, no escriba el ensayo! Cuando lleguen a la universidad ellos tendrán que escribir sus propios ensayos. Ahora es el momento para que ellos aprendan sobre responsabilidad. Guíelos a esa meta de consciencia propia y credibilidad personal.

Al final, su rol como padre es apoyar y persuadir en vez de fastidiar o castigar. A los adolescentes les importa su éxito pero pretenden estar “relajados” y despreocupados, especialmente frente a sus amigos. Guarde sus consejos para momentos privados cuando estén más dispuestos a aceptar consejos y ayuda. Una vez más, su rol es el de brindarles la confianza en sí mismos, estabilidad, alentarlos y no juzgarlos. Al final, los estudiantes tendrán la satisfacción de haber alcanzado una meta importante gracias a su trabajo duro. 

This page is also available in: Inglés