Diez Consejos para Escribir Tus Ensayos para La Universidad

1. Comienza temprano! No procrastinar o posponer las cosas. El proceso de solicitudes para la universidad es largo y agobiante. Muchos estudiantes consideran que uno de los elementos mas difíciles para este proceso son los ensayos; Si los tienes listos a tiempo, te ahorrarás una gran cantidad de estrés antes de que comiencen las clases, pues tienes otras responsabilidades en la escuela o actividades extracurriculares que atender.

2. Manténte Organizado. Muchos estudiantes solicitan a varias universidades. Sin embargo, no todas las universidades utilizan el mismo sistema de composición. Algunas universidades utilizan la “Common Application”, y otras no. Algunas utilizan la “Common Application” pero requieren suplementos adicionales o preguntas de respuesta corta. Haz una lista de las universidades a las cuales deseas solicitar y los ensayos que éstas requieren. Tener ésta información consolidada te hará la vida mucho más fácil, especialmente si estás solicitando a diferentes universidades.

3. Planifica tu Ensayo. ¿Qué es lo que estás tratando de decir? El ensayo es la única oportunidad que tienes para hacerte oír ante los oficiales de admisión. Ellos van a ver tus calificaciones, currículum, cartas de recomendación, y, en algunos casos, resultados de exámenes. Los ensayos son tu única oportunidad para que le hables directamente a los oficiales de admisión y les digas lo que te hace ser único. Antes de sentarte a escribir, debes recopilar todas tus ideas y tratar de establecer qué es lo que vas a decir.

4. Cuida tu tono. Asegúrate de no actuar como un engreído ó como que pretendes enseñar a los oficiales de admisión una gran lección de vida. Concéntrate en lo que eres, en lo que has aprendido, y en lo que han sido tus experiencias. Esfuérzate por mostrarte modesto y con madurez, en un tono excesivamente didáctico.

Responde a la pregunta. Sea cual sea el ensayo que estás escribiendo, asegúrate de permanecer enfocado en un punto y responder a la pregunta. No dejes que tu escritura sea divagante y desorganizada. Es decir, debes tener un punto; no es necesario que seas tan explícito como decir: “De esta experiencia aprendí …”, pero los lectores deben tener claro cuál es el propósito principal de tu ensayo – debes transmitirles  algo acerca de ti!

Asegúrate de que tus suplementos sean diferentes a tu ensayo principal. Muchas universidades requieren suplementos, además del ensayo general del “Common Application”. Si tu escribes, por ejemplo, acerca de ser un luchador en tu “Common Application”, elige un tema diferente para tu suplemento. Esta es otra oportunidad para decirle a las universidades algo más sobre ti, no debes reiterar la misma historia o idea.

No seas sobre-partícipe. Frank Bruni escribió recientemente un artículo en el New York Times, al cual llamó “Naked Confessions of the College Bound”, donde habla de aspirantes a la Universidad que escriben solicitudes demasiado honestas. O, como escribe Bruni, los solicitantes que hacen “melodrama, o se muestran desesperados, o hacen cosas perturbadoras solo para sobresalir.” Los funcionarios de admisiones de la universidad conocen todos estos  trucos. No tengas miedo de tomar riesgos, pero realmente considera si un riesgo vale, o no la pena.

Sé auténtico! Escribe sobre algo significativo para ti, no sobre algo que consideres que los funcionarios de admisiones no querrán escuchar. Con decenas de miles de estudiantes solicitando, una voz auténtica es la clave.

Si estás solicitando a varias universidades, asegúrate de que tus ensayos que son específicos para una Universidad, sean enviadas a la institución correcta. Algunos estudiantes escriben ensayos al estilo Mad – Lib, dejando espacios en blanco para determinadas universidades – pero no envían la copia correspondiente a la Universidad correcta.  Es decir: si tu escribes un ensayo explicando por qué deseas desesperadamente ir a Yale, asegúrate de que envíes ese ensayo a Yale y no, por ejemplo, a Princeton.

Revisa la ortografía, corrige el texto, comparte con personas de tu confianza. Es tan fácil pasar por alto los errores mecánicos o errores tipográficos (especialmente los homófonos). Muéstrale tu ensayo a alguien que pueda ayudarte a corregirlo y que te haga comentarios generales acerca de el. Es buena idea que preguntes: ¿Está claro lo que estoy diciendo? ¿Tiene este ensayo un enfoque claro? ¿Cómo es mi tono? ¿En qué áreas puedo mejorarla o fortalecerla?

This page is also available in: Inglés