El Portal Del Tiempo: Es Una Realidad, No Es Ciencia Ficción

En la medida que las universidades se inclinan más a lo práctico y conveniente que es la interacción en línea con los estudiantes, también ofrecen esta supuesta ventaja a los futuros estudiantes. Les presentan muchas opciones, como si fuera una cafetería de autoservicio, y le piden a los estudiantes que naveguen solos a través del complicado y largo proceso de solicitud de ingreso a la universidad sin la guía de consejeros escolares o consultores universitarios independientes.

Hace cuarenta años, un grupo de universidades enfocadas únicamente en los estudiantes, desarrolló un nuevo modelo para el proceso de solicitud de ingreso a la universidad: se preguntaron, por qué los estudiantes tienen que completar varias solicitudes con la misma información en cada una? Utilizando la tecnología del momento, acordaron un formato básico y permitieron a los estudiantes fotocopiar el cuerpo principal de la solicitud y enviarla a cualquiera de las universidades participantes. Incluso estuvieron de acuerdo con los temas para los ensayos. Así fue como se inició la “Common Application”, y a los estudiantes les encantó.

Ya conocemos la historia de las próximas décadas. La tecnología hizo que la solicitud en línea fuera mejor y más accesible. El papel pasó a formar parte del pasado y los estudiantes pudieron manejar sus solicitudes de ingreso a la universidad a través del portal “Common App”, dejando solo algunas solicitudes para las universidades que no están afiliadas. La membresía del “Common App” creció alcanzando a más de 700 universidades. La tecnología hizo posible todos los ajustes de manera que las aplicaciones se volvieron detalladas y relevantes para la situación de cada estudiante además de ser fáciles de enviar.

Se podría pensar que lo practico y lo accesible es lo mejor que nos ha podido pasar, pero podríamos estar equivocados.

La misma tecnología que hizo posible llegar hasta el “Common App” ahora permite que la educación superior llegue y acoja al futuro estudiante de una forma sofocante. Cada institución tiene un portal para estudiantes donde se manejan las solicitudes y documentos. Algunos estudiantes tienen que ingresar al portal en el momento en que simplemente solicitan más información, mientras que otros ingresan en la medida en que se convierten en solicitantes serios.

Tanto las universidades que están afiladas al “Common App” como las que no lo están, usan los portales para recopilar información, requieren ensayos adicionales y, en muchos casos, excluyen a los consejeros profesionales. Si bien es cierto que los estudiantes deben aprender por si mismos a ser responsables en la universidad, sabemos que son adolescentes inexpertos y necesitan orientación y ayuda para organizase. Los estudiantes deben crear cuentas con todas las posibles universidades y deben iniciar una sesión en cada una para rescatar mensajes sobre sus solicitudes de ingreso. Deben subir documentos, escribir y enviar ensayos adicionales y frecuentemente tienen que ingresar sus notas de la escuela secundaria en un formulario en línea en lugar de que su escuela las envíe. Asimismo, la universidad envía actualizaciones donde notifica que la información esta incompleta, sobre visitas al campus, actualizaciones de ayuda financiera y cartas en formato digital sobre decisiones.

Esto parece práctico y conveniente, ¿pero, lo es en realidad? Solo imaginemos como sería solicitar el ingreso a ocho universidades y registrar cuidadosamente todas las notas de la escuela secundaria desde el noveno grado hasta el último año en un formulario diferente para cada portal. Además tendríamos que revisar los portales cada día para ver los mensajes de ocho universidades distintas. Cuando creemos que ya hemos terminado la “Common App” y hemos escrito un excelente ensayo nos damos cuenta que cada universidad espera que subamos más ensayos para justificar el por qué de la elección de nuestra carrera. El proceso se ha extendido hasta el punto en que parece que el tiempo necesario es más que el tiempo disponible. La tecnología que hizo el proceso de solicitud de ingreso a la universidad mas fácil también ha hecho que el proceso sea muy individualizado y detallado. Los estudiantes deben recordar que planear con anticipación y mantenerse organizados es importante.

This page is also available in: Inglés